lunes, 19 de junio de 2017

No es lo que era

la zalamera donde comer es lo que era
Avenida de Reina Victoria

la zalamera donde comer es lo que era
Avenida de Reina Victoria

No sé si recuerdas que hace unos meses te hablé de la moda reciente de ponerles nombres femeninos, muchas veces con el artículo la más un adjetivo, a todo tipo de establecimientos, pero sobre todo bares y restaurantes. Puedes ver muchos más ejemplos en la entrada La Doña.

Pues aquí tienes un ejemplo más, con un adjetivo que me gusta mucho: zalamero/a. Una persona zalamera es alguien que hace frecuentes demostraciones de cariño (con besos, abrazos o palabras), a veces exageradas, y que quiere conseguir algo haciéndolas. Si la persona no quiere conseguir nada, no usamos esta palabra sino otras, como mimoso/a o cariñoso/a. Sin embargo, zalamero no es muy negativa; para el mismo concepto, si queremos ser más críticos, usamos otras palabras, como pelota, adulador/a o el taco lameculos.

El origen de zalamero es muy curioso: como muchas palabras del español, viene del árabe, y en concreto de la palabra salam 'paz' (que se usa en el saludo árabe salam aleikum), y se empezó a usar refiriéndose a las personas que continuamente estaban saludándote y deseándote paz.

Pero, además del nombre, este restaurante me llamó la atención por la frase que viene a continuación: donde comer es lo que era. La frase ya no es lo que era es casi una expresión para decir que algo o alguien ha cambiado. Veamos algunos ejemplos:


Vivir como un cura ya no es lo que era

La rutina de un sacerdote rural con 15 parroquias es frenética

(www.elpais.com)

En España, vivir como un cura significa 'vivir muy bien', o sea, comer bien, trabajar poco, etc. En este artículo, en cambio, nos cuentan cómo ha cambiado la vida de los curas que trabajan en zonas rurales, y que ahora tienen mucho más trabajo.


El 7 de enero ya no es lo que era


La liberalización del periodo de rebajas y el consiguiente adelanto de las ofertas durante las fiestas navideñas hacen del inicio oficial de la campaña una jornada más tranquila de lo habitual. Las colas no comenzaron a formarse hasta media mañana.


(elcorreoweb.es)

Antes, el día 7 de enero había colas enormes en las puertas de las tiendas porque empezaban las rebajas de enero. Ahora, cada tienda hace rebajas cuando quiere, por eso el 7 de enero ha perdido importancia.

¿Y por qué el restaurante La Zalamera usa esta frase para decir que allí comer es lo que era? Pues porque los restaurantes han cambiado muchísimo en España en todos los aspectos (decoración, carta, cantidad, etc.). Aunque yo pienso que ha habido muchos cambios positivos (por ejemplo, ahora puedes encontrar comida de todo el mundo en Madrid), para muchos comer en un restaurante ya no es lo que era. Eso piensa el humorista Agustín Durán, que nos da su opinión sobre los restaurantes modernos en este monólogo:



La frase ya no es lo que era se usa muchas veces con nostalgia: lo de antes era mejor que lo de ahora, así que se expresa el deseo de volver al pasado. Por eso, voy a aprovechar para mostrarte las palabras con las que expresamos ese sentimiento en España: la nostalgia o añoranza.

expresar nostalgia


Y para nostalgia, la que expresa esta pintada:

que vuelva el campo
Oviedo (Asturias)

Nostalgia de la naturaleza, del paraíso perdido... ¿Y tú, qué echas de menos, qué añoras, a quién extrañas? 

¡Hasta pronto!






2 comentarios:

  1. Echo de menos Madrid, mi ciudad, de la que me fui hace muchos años para ejercer la misma profesión que tú, Marisa: profesora de español. Echo de menos a mi familia, a los amigos y a esas pequeñas cosas que te recuerdan continuamente que no estás "en casa" por muchos años que pasen. Vuelvo siempre con mucha ilusión aunque últimamente, y copiándote tu entrada, me doy cuenta de que Madrid ya no es la que era.

    Te doy la enhorabuena por tu blog, original y constructivo donde los haya, y te animo para que sigas adelante con él y nos sirva de fuente de inspiración a tantos profesores, como a mí, en nuestras clases.
    Espero algún día, en alguna escapada, tener la oportunidad de conocerte en persona.

    ResponderEliminar
  2. Hola, Consuelo:

    Es verdad que Madrid ha cambiado mucho, en algunos aspectos para mal pero en otros para bien, creo. A veces me paro en medio de calles muy concurridas y me pongo a mirar el paisaje humano y urbano, y, comparándolo con el Madrid de mi niñez y adolescencia, es realmente otra ciudad.

    Muchas gracias por tus palabras sobre el blog, los comentarios positivos siempre animan a seguir adelante.

    Estaré encantada de conocerte. En mi perfil puedes encontrar la dirección de correo electrónico, así que, cuando vengas, ya sabes... Un abrazo

    ResponderEliminar

Tus comentarios me encantan y me emocionan. ¡Soy así de vanidosa! Bueno, en serio, la verdad es que me encantaría que comentaras todo lo que te ha venido a la cabeza mientras leías la entrada. ¡Gracias por ayudarme a mejorar! Los comentarios no se publicarán automáticamente, los leeré antes para evitar el spam, así que puedes tardar unas horas en ver tu comentario publicado.